Sale a la luz salvajes métodos usados en centros de rehabilitación. Hay un joven fallecido

0
1,514

La madre asegura no dejará impune la muerte de su hijo

Los Cabos, B.C.S.- El trágico fallecimiento de un joven que fue asesinado a golpes y arrojado en las instalaciones de la benemérita Institución de la Cruz Roja Mexicana en Cabo San Lucas la mañana de ayer viernes, ventiló los salvajes métodos que utilizan en los Centros de Rehabilitación no sólo de Los Cabos sino de todo el Estado, pues estos no están siendo supervisados debidamente por las autoridades correspondientes.

El caso conmocionó a la ciudadanía en general, pues las familias no están exentas de requerir los servicios de un centro de rehabilitación para drogas y/o alcoholismo, sin embargo, desde hace años, se sabe como un secreto a voces que, dentro de sus métodos, los castigan y golpean sin piedad.

A la fecha, el tema no ha sido agenda para ningún político ni gobierno en turno, nadie hasta ahora le ha apostado en su plan de trabajo referente a la salud pública, a un Centro de rehabilitación para drogas y alcoholismo, pues hasta ahora sólo han optado por apoyarlos económicamente, pero sin vigilar cabalmente los métodos que utilizan para ayudar a los adictos, olvidándose del grave problema de salud que es, y que afecta a miles de familias de la comunidad sin distinción de edad, género o clase social.

La víctima de nombre Ramón Eduardo Lugo Gutiérrez, se trataba de un joven que había sido fotógrafo en la dirección de comunicación social de la administración municipal del gobierno pasado, donde se caracterizó por su alegría y profesionalismo.

Al caer en las adicciones su madre en busca de su recuperación, lo internó en el Centro de Rehabilitación para Drogadictos y Alcohólicos, grupo conocido como “El Despertar”, con instalaciones en la colonia Arcos del Sol, en la calle Aguajitos de C.S.L. donde el fallecido Ramón Lugo habría sido golpeado brutalmente por al menos un custodio cuando trataba de someterlo, hasta que empezó a convulsionarse, y fue cuando decidieron llevarlo a la Cruz Roja, donde a pesar de la cercanía no pudo llegar con vida, por lo que decidieron arrojar el cuerpo en las afueras de dicha institución de auxilio, donde ya no pudieron hacer nada, pues Ramón ya era un cuerpo sin signos vitales.

Su madre, Norma Gutiérrez, además del su sufrimiento, ayer mismo tuvo que preparar el velorio de su hijo y acudir con las autoridades pues su deseo es que el caso de su hijo no quede impune.