En Los Cabos falsean documentos en fallecidos de COVID

0
711

Hay una demanda contra un servidor público

Los Cabos, Baja California Sur, a 03 de diciembre del 2020.- La doctora Ana Patricia Romero Parra, quien trabaja como servidora pública en instituciones de salud en la entidad, fue demandada por la señora Valeria Pelcastre Muñoz, por ejercicio indebido del servicio público, presentando su denuncia ente la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), y quedando con el número de expediente CSL/3771/2020/NUC. 

Esto Luego de que se diera conocer que se duplicó un certificado de defunción de Armando Covarrubias Flores, uno de estos con datos anómalos, lo que supone un delito grave, la demandante señala que la duplicidad de la documentación oficial no se trata de un error, sino de un acto evidentemente planeado con posibles fines específicos, pues es con este documento es con el que se solicita el acta de defunción ante el registro civil, un documento legal que sirve para trámites como: sepultura o incineración, cobro de seguros, condonación de deudas, herencias, y pensiones.

Tal y como dimos a conocer con oportunidad, dicho certificado, tiene varias inconsistencias como el cambio del lugar del fallecimiento, causa de muerte, el nombre del solicitante y la firma de la doctora que certificó, quien actualmente tiene una demanda en su contra.

El documento anómalo afirma que lugar de fallecimiento fue en un domicilio particular cuando este sucedió en el Hospital General de CSL, donde públicamente se conocía se encontraba el hoy finado luchando contra el COVID19.

En ese mismo documento, al cambiarse el nombre del solicitante, es decir en lugar de aparecer el nombre de la concubina la señora Valeria Pelcastre Muñoz, aparecía el de José de Jesús Padilla Ruiz, quien no tiene ningún parentesco con el finado, y quien a su vez entregó la solicitud del acta de defunción ante el Registro Civil de Cabo San Lucas, llevando consigo todos los requisitos, entre ellos hasta el acta de matrimonio del finado con quien se había casado y con quien procreó a sus hijos mayores, pero con quienes supuestamente ya no vivía desde hace alrededor de 26 años, pues estaba en concubinato con la señora Valeria, con quien procreó 2 hijos más.

Ante todas estas anomalías, la señora Valeria demandó a la doctora Ana Patricia Romero Parra, por emitir un documento oficial, con datos incorrectos, pues tiene como testigos a las enfermeras que atendieron a su esposo en el Hospital General hasta el último día de vida, la doctora que emitió el certificado de defunción correcto, y el papeleo que existe en la misma dirección de dicho hospital.